30 junio 2010

Salvaje no... JUSTA

Tertulianos mamporreros… Políticos de medio pelo… sois repugnantes… Los unos por no preguntaros qué hay detrás de esta huelga JUSTA, que no salvaje… por no preguntaros qué lleva a un trabajador o hasta qué punto debe estar desesperado para jugarse su futuro laboral… para jugarse “su pan” incumpliendo los SERVICIOS MÁXIMOS a los que los Empleados Públicos estamos acostumbrados… por no preguntaros si los servicios mínimos han sido negociados o no… por no preguntaros cuantas veces da la razón la JUSTICIA (con mayúsculas) a los trabajadores por considerarlos ABUSIVOS y cuan barato le resulta a la Administración pagar la sanción que le imponen por hacerlo… por cacarear… por ser la voz servil de vuestro amo… sin hacer aquello que supuestamente aprendisteis en la Facultad de Periodismo… DOCUMENTAROS Y CONTRASTAR LA INFORMACIÓN.


Y vosotros políticuchos de tres al cuarto… casi todos… me dais asco... porque estoy harto de vuestra doble vara de medir… harto de vuestra doble moral. De oír a Cospedal decir que está en contra de la medida de bajar el sueldo a los Empleados Públicos y sufrir, como otros muchos compañeros, la aplicación de este Decreto de forma desproporcionada e injusta en la Comunidad de Madrid gobernada por su compañera de partido Esperanza Aguirre Gil de Biedma.

El indigno decreto de Zapatero excluye de la reducción de salario a los trabajadores de las empresas MERCANTILES de trabajadores públicos sujetos a negociación colectiva (es decir, que tengan un convenio colectivo)… SOLO HAY QUE MOLESTARSE EN LEER…


Tertulianos mamporreros… Políticos de medio pelo… parafraseando a EXTREMODURO, uno de mis grupos favoritos… IROS TOD@S A TOMAR POR C…

A VOSOTROS COMPAÑEROS DE METRO… TODA MI SOLIDARIDAD… TODA MI FUERZA… Y TODO MI APOYO EN VUESTRA JUSTA REIVINDICACIÓN… Un fraternal saludo desde mi modesta azotea, que hoy es la vuestra…

Dulces sueños… Hasta ya…

23 junio 2010

Inauguraciones....

¿Cuantas inauguraciones le quedan al Hospital de Móstoles? Hagan sus apuestas...

El pasado viernes Esperanza Aguirre puso la primera piedra del “mini hospital privado de Móstoles (“catedral del siglo XXI”, según la iluminada), acompañada del alcalde Esteban Parro del Prado y los claqueros mamporreros de su séquito habitual.



En el acto se repartió un folleto en el que se hacia público, lo que ya era imposible ocultar: no va a poder cumplir su compromiso electoral de tener un nuevo hospital funcionando en Móstoles antes de que finalice la presente legislatura. Hasta el 2012 no estará funcionando.


Fiel a su política de “una mentira repetida hasta la saciedad se convierte en una verdad”, reiteró en varias ocasiones que el hospital de Móstoles era “PÚ-BLI-CO”. Así lo recogía también el folleto, el cartel de la obra, el atril y hasta la piedra que se enterró en el solar… (ver imágenes adjuntas)



Pero como todos los madrileños sabemos, será la multinacional Sueca Capio (propiedad de Apax Partner y Nordic Capital) la que, por más de 200 millones de euros, construirá y dotará de personal el hospital para “explotarlo” durante 30 años.



Y al hilo del título de este post, una nota humorística que por desgracia refleja fielmente lo que nos espera en los próximos meses...





Fuente: ADESYSSP

Dulces sueños... Hasta ya...

21 junio 2010

El talante de Paco... Paco... Paco...




Francisco Granados, Consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid dixit: "Que le den por culo a los Bomberos..."

Lo que Francisco Granados no dijo ese día y, tal vez (seguro), pensó: "... y por extensión a todos los trabajadores de los Servicios Públicos de la Comunidad de Madrid"

Dulces sueños... Hasta ya...

17 junio 2010

Encuentros frente al Wellington...


video

A veces cualquier frase idiota se convierte en una verdad terapéutica si está bien citada y aparece en el momento oportuno. Antes de irme a dormir leo por azar:”Si la libertad significa algo, será, sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oír”… Grandioso.

Decía Einstein que lo malo no es que las cosas ocurran, sino que nos sentemos a verlas pasar…

Dulces sueños… Hasta ya…

Un poco de cordura...


16 junio 2010

Funcionarios... cristalino

Resulta que en la década prodigiosa del pelotazo, cuando media España se lo llevaba caliente a casa, cuando un encofrador sin estudios se embolsaba tres mil euros, cuando hasta el último garrulo montaba una constructora y en connivencia con un par de concejales se forraba sin cuento, cuando un gañán que no sabía levantar tres ladrillos a derechas se paseaba en Audi, los funcionarios aguantaban y penaban. Nadie se acordaba de ellos. Eran los parias, los que hacían números para cuadrar su hipoteca, hacer la compra en el Carrefour y llegar a fin de mes, porque un nutrido grupo de compatriotas se estaba haciendo de oro inflando el globo de la economía hasta llegar a lo que ahora hemos llegado

Y ahora que el asunto explota y se viene abajo, la culpa del desmadre… es de los funcionarios. Los alcaldes, diputados y senadores que gobiernan la cosa pública a cambio de una buena morterada no son responsables de nada y nos apuntan directamente a nosotros: somos demasiados, hay que ultracongelarnos, somos poco productivos. Los responsables bancarios que prestaron dinero a quienes sabían que no podrían devolverlo tampoco se dan por aludidos. Todos los intermediarios inmobiliarios, especuladores, amigos de alcalde y compañeros de partida de casino de diputado provincial no tenían noticia del asunto. Nosotros sí. Como diría José Mota: ¿Ellos? No. ¿Nosotros? Si. Siendo así que ellos? No.

Porque la culpa, según estos preclaros adalides de la estupidez, es del juez, abogado del estado, inspector de hacienda, administrador civil del estado que, en lugar de dedicarse a la especulación inmobiliaria a toca teja, ha estado cinco o seis años recluido en su habitación, pálido como un vampiro, con menos vida social que una rata de laboratorio y tanto sexo como un chotacabras, para preparar unas oposiciones monstruosas y de resultado siempre incierto, precedidas, como no podía ser de otra forma, de otros cinco arduos años de carrera. Del profesor que ha sorteado destinos en pueblos que no aparecen en el mapa para meter en vereda a benjamines que hacen lo que les sale de los genitales porque sus progenitores han abdicado de sus responsabilidades. Del auxiliar administrativo del Estado natural de Écija y destinado en Barcelona que con un sueldo de 1000 euros paga un alquiler mensual de 700 y soporta estoicamente que un taxista que gana 3000 le diga joder, que suerte, funcionario.

La culpa es nuestra. A poco que nos descuidemos nosotros los funcionarios seremos el chivo expiatorio de toda una caterva de inútiles, vividores, mangantes, políticos semianalfabetos, altos cargos de nombramiento digital, truhanes, pícaros, periodistas ganapanes y economistas de a verlas venir que sabían perfectamente que el asunto tarde o temprano tenía que petar, pero que aprovecharon a fondo el momento al grito de mientras dure dura! y que ahora, con esa autoridad que da tener un rostro a prueba de bomba, se pasan al otro lado del río y no sólo tienen recetas para arreglar lo que ellos mismo ayudaron a estropear, sino que, además, han llegado a la conclusión de que los culpables somos los funcionarios. Soy funcionario. Y además bastante recalcitrante: tengo cinco títulos distintos. Ganados compitiendo en buena lid contra miles de candidatos. ¿Y saben qué? No me avergüenzo de nada. No debo nada a nadie (sólo a mi familia, maestros y profesores). No tengo que pedir perdón. No me tocó la lotería. No gané el premio gordo en una tómbola. No me expropiaron una finca. No me nombraron alto cargo, director provincial ni vocal asesor por agitar un carnet político que nunca he tenido.

Aprobé frente a tribunales formados por ceñudos señores a los que no conocía de nada. En buena lid: sin concejal proclive, pariente político, mano protectora ni favor de amigo. Después de muchas noches de desvelos, angustias y desvaríos y con la sola e inestimable compañía de mis santos cojones. Como tantos y tantos compañeros anónimos repartidos por toda España a los que ahora algunos mendaces quieren convertir, por arte de birli-birloque, en culpables de la crisis. Amigos funcionarios, estamos rodeados de gente muy tonta y muy hija de ....

PD. Si alguien, en cualquier contexto, os reprocha -como es frecuente- vuestra condición de funcionario os propongo el refinado argumento que yo utilizo en estos casos, en memoria del gran Fernando Fernán-Gómez: váyase Usted a la mierda, hombre, a la puta mierda.


Santos Rejas Rodríguez

Lo dicho... cristalino.

Dulces sueños... Hasta ya...

11 junio 2010

El dia que la mierda tenga algún valor...


El día que la mierda tenga algún valor... los pobres nacerán sin culo, frase atribuida a Gabriel García Márquez y que hoy hago extensible a los trabajadores de este país que están a punto de perder lo que tantos años de lucha obrera costó conseguir... El día que la mierda tenga algún valor... la clase trabajadora y su prole nacerá sin culo...

Ni nuestra mierda nos van a dejar... si la reclama la clase dominante, el establishment financiero, o "prestigiosas" Instituciones Internacionales como el puto Fondo Monetario Internacional o el Banco Central Europeo, que no son otra cosa que viles marionetas de la Banca. Esa Banca que está frotándose las manos viendo como se van al garete "el estado del bienestar" y los derechos sociales y laborales, mientras los des-gobiernos siguen su dictado y aplican ficticias políticas de "austeridad" que acaban pagando las clases más desfavorecidas.

A este espacio virtual libre, traigo esta noche un par de inteligentes y didácticas reflexiones sobre la "cacareada" reforma laboral. La primera de El Roto, la segunda del blog Asuntos y Cuestiones...

Dulces sueños... Hasta ya...




La crisis se ha convertido en la constatación de que la clase dominante lo es de verdad. Ahora impone sus condiciones aprovechando el miedo que se ha instaurado en la ciudadanía ante la incertidumbre que genera la deriva que ha tomado el sistema. La situación se asemeja a un avión entrando en picado donde el piloto tira de los mandos, al tiempo que plantea negociar con los pasajeros para llegar a un acuerdo antes de remontar el vuelo. El pánico recorre el cuerpo de los viajeros fulminando cualquier posibilidad de reacción. En estas situaciones límite, no se distingue bien la línea entre negociación y chantaje.

Tiene guasa que en las circunstancias actuales, los que tienen la sartén por el mango planteen una reforma laboral pactada cuando a todas luces va a ser impuesta. Ya se ha aceptado como dogma la necesidad de dicha reforma, con la falsa premisa de que abaratando el despido se incentiva la contratación. Si de un examen se tratara, el cien por cien de la población señalaría como respuesta correcta que lo que se incentiva con tal medida es el despido, pero claro, el pueblo es tonto y no entiende de macroeconomía.

No se concibe otra reforma que aquella que vaya encaminada a la mejora de las condiciones de los trabajadores. La flexibilidad, tanto en la contratación como en el despido, es absoluta, y a diferencia de otros países de la Unión Europea que nos ponen de ejemplo, aquí los contratos basura no son la excepción, sino la norma. El fin de esta reforma no es otro que sacar tajada del miedo instaurado en la ciudadanía que extiende sus manos pidiendo ayuda al sentirse sobre arenas movedizas, y se le lanza, generosamente, un alambre de espino dándole la libertad de escoger.